domingo, 14 de diciembre de 2014

Si empezaste a grabar con un presupuesto ajustado es posible que estés usando unos auriculares para todas tus necesidades de grabación, monitorización y mezcla. No hay nada de malo en ello ni nada de lo que avergonzarse. De hecho, yo casi siempre comienzo mis proyectos con auriculares, sobre todo si sueles trabajar a horas donde no puedes molestar. Sin embargo, antes o después añadirás unos monitores a tu configuración así que vamos a ver unos consejos para su correcta elección.


  1. Escoge monitores adecuados para tu sala, más grande no es igual a mejor. Los monitores de estudio vienen en varios tamaños y, normalmente, se miden por el tamaño del cono de graves. La mayoría de nosotros necesitamos un par de ‘Campo Cercano‘ (Nearfield), lo que significa que estarán cerca de nuestra posición de escucha ideal o "Sweetpoint"y, en este caso, lo habitual es escoger tamaños de cono entre 5 y 8 pulgadas. Escoge unos que se adapten al tamaño de tu sala. Si trabajas en una habitación  sobra con unos monitores de 5 pulgadas y si es una habitación grande o un sótano, con unos 8 cubrirás el espacio que necesitas. Asi que recuerda, sala pequeña monitores pequeños, sala grande monitores grandes. Escoger otra cosa es gastar mas dinero y posiblemente encontrarnos con otro tipo de problemas debido a la excesiva potencia
  2. Escoge Monitores adecuados para tu presupuesto y dentro de este presupuesto lo mejor que puedas permitirte.
  3. Una vez elegidos deberemos de buscar la correcta posición de los monitores y nuestro punto de escucha. Y preocuparnos un poco por la acústica de la sala. Esto lo hablaremos mas extensamente en otro post.

0 comentarios:

Publicar un comentario