martes, 7 de abril de 2015

Normalmente usamos una gran cantidad de micrófonos a la hora de grabar una batería.
Pero eso no implica que sea la única ni la mejor forma de hacerlo.


A veces menos es más, y usando menos cantidad de micrófonos podemos conseguir un mejor sonido de batería.

Vamos a ver algunas razones por las que esto puede ser cierto:

Problemas de fase: Con un solo micrófono, no tendríamos problemas de fase. Cada vez que usamos un micrófono más podemos estar creando problemas de fase potenciales que pueden arruinar nuestro sonido.

La cancelación de fase hace que parte del sonido sea anulado, con lo cual se crea un sonido mas delgado y poco satisfactorio.

Obviamente, usando la correcta colocación de micrófonos o usando el cambio de fase en nuestra mezcla podemos tener una buena grabación con varios micrófonos prácticamente libres de cancelaciones.
Con un solo micrófono, evitamos todo esto sin importarnos donde esté situado el micrófono, así que ahorramos en tiempo y molestias.

Sonido instantáneo con pegada: La batería es un instrumento con mucha pegada, sin embargo a veces cuando grabamos con 4 o mas micrófonos perdemos dicha pegada. Esto es debido al efecto del que hablaba antes, la cancelación de fase, lo que suena bien en la sala, en la grabación queda anulado debido al uso de varios micrófonos.

Otra de las razones es que usamos los micrófonos muy cerca de los tambores y el sonido no contiene tanta pegada.

Facilidad para encontrar el equilibrio adecuado: Cuando usamos varios micrófonos, pasamos mucho tiempo en la mezcla buscando el equilibrio adecuado de cada uno de los tambores. Con un solo micrófono esto es una tarea super simple.
Colocamos el micrófono en cualquier lugar y solo debemos de ir moviendo el micrófono hasta encontrar el lugar idóneo donde obtengamos un equilibrio del conjunto.
Lógicamente no vamos a conseguir tener el sonido del bombo al mismo volumen que los platillos, pero lograremos un sonido convincente en poco tiempo.

Rapidez a la hora de la mezcla: Sin problemas de fase solo nos queda ajustar la EQ y la compresión para tener la mezcla en su sitio rápidamente. Un poco de reverb y ya tendremos la batería sonando en nuestra mezcla.


Mientras mas experiencia tengo en la grabación y mezcla me voy dando cuenta que menos es mas. A veces nos dejamos llevar por multitud de pluggins, pistas, instrumentos, micrófonos, etc, y muchas veces dejamos de lado el experimentar desde cero con menos recursos.

0 comentarios:

Publicar un comentario